Saltar al contenido

Oración a Santa Elena y la Santa Muerte Blanca

oracion a santa elena para desesperar

Santa Elena fue una emperatriz romana que en vista al predominio de la religión católica optó por proclamarse santa de las Iglesias ortodoxas y católica. Hay variantes de las oraciones aplicativas a éste personaje. En muchas ocasiones, por ejemplo, se han derivado el resto de los acoplamientos, como en caso de la Santa Muerte Blanca. En este artículo te mostraremos una de ellas.

Oración a Santa Elena Para El Amor

Oración a Santa Elena y la Santa Muerte Blanca para El Amor

Majestuosa princesa, San Elena, Gloriosa sea tu presencia en el campo terrenal y espiritual. Gloriosa Santa Elena, hija de la reina de Jerusalén. A tu ciudad natal te dirigiste en busca de humildes esclavos; el primero lo consagraste, y el martes a la mar lo echaste; el segundo a tu hermano Cipriano se lo otorgaste para que en batalla saliera victorioso de antemano; y el que todavía mora en tu bendita palma, te lo pido prestado, más no regalado, con el fin de clavarlo en el alma de Fulano para que no se digne a olvidar mi nombre, anhelo hundírselo en su frente para que me tenga presente cada día de su eterna vida, mientras lo tenga clavado en los más profundo su corazón. San Caralampio, por favor, te suplico que lo traigas hacia mí, y permitas que lo uso a mi voluntad.

¡Oh, gloriosa y benevolente Santa Elena! El clavo que estoy exigiendo es para clavárselo en lo más profundo de su mente, para que no deje de pensar en mí como yo, en hacer tu voluntad. Que venga Santa Elena, pues, tiene el permiso de acostarse y regocijarse en mi morada, puede acostarse en mi cama y ni con mujer alguna pararse a conversar. Tal como perro rabioso, ella podrá venir a buscarme siempre que así lo dicte, estaré alabado de regalarle mi tiempo y todo aquello que me exija; Santo Varón te lo pido para que nunca más me llegue a olvidar una mujer, trae al esclavo para que haga mi voluntad, y puede enardecer tu Santo Poderío.

San Miguel, párate en mi ser; San Cipriano, atiende a mi llanto cuando te llamo; Santa Elena, conmueve mi corazón con tu varita. Rezar cinco padres nuestros y cinco aves maría no compensa la devoción que tú, princesa de los cielos, te mereces. Amén.

¿Por qué la oración a Santa Elena es prioritaria para estipular variaciones?

La oración a Santa Elena tiene variaciones que pueden ser aplicativas a distintos escenarios, no solamente en lo relativo a aspectos personales, sino que también puede usarse como base para recitar otras oraciones, como en caso a Santa Muerte.

En este artículo hemos planteado una base que estipula los preceptos claves que, por supuesto, al acoplarlo a distintos escenarios ayudarán a comprender las decisiones que pueden tomarse relativas al desarrollo de una oración a cualquier santo. Evidentemente puede tomarse de forma explícita, tal como lo hemos reseñado. Buscando en cualquier caso hacer solicitudes a Santa Elena, o bien, modificarlo para orientarlo a Santa Muerte u otro tipo de santo por el cual tengamos reverencia.

Facebook Comments
shares